Llevamos una década y media ya dentro del siglo XXI y lo que hemos podido observar en tan poco espacio de tiempo, es la gran revolución a nivel tecnológico y social que se ha producido. El marketing no ha sido ajeno a esta evolución y ha tratado de adaptarse a las nuevas demandas del mercado. Como consecuencia de ello y a la irrupción de Internet y las nuevas tecnologías en el mundo económico, el marketing ha dejado de centrar su atención plenamente en el producto y en la actualidad es el cliente quien ha adquirido el máximo protagonismo. Los consumidores son en la actualidad los verdaderos artífices del interés de las empresas y de esta manera éstas han centrado sus esfuerzos en conocer y entender al cliente para así poderle dar respuestas precisas a las necesidades que manifieste, teniendo en cuenta que la verdadera razón de una empresa debe ser la entera satisfacción del cliente.

Y es aquí, en este marco, donde irrumpe el Marketing Relacional que no es más que una “forma de marketing que identifica las necesidades de los clientes y prospectos individuales y las satisface a través de la construcción de relaciones personales en beneficio mutuo y de manera rentable para ambas partes”.

untitled1

Es en el marco de las nuevas tecnologías e Internet, donde el Marketing relacional irrumpe con más fuerza a través de las redes sociales y los blogs. Y es que el nuevo marketing persigue el DIÁLOGO a través de una comunicación más fluida para identificar sus “necesidades reales y adaptarse a ellas”, buscando como objetivo una relación sólida, satisfactoria y duradera.

Así mismo, en los albores del siglo XXI, la sociedad demanda cada vez más, un dinero y un tiempo libre que no tiene, una independencia financiera que le resulta muy lejana. El marketing relacional dejo paso también al marketing de percepciones, y algunas empresas, no ajenas a esto, comenzaron a desarrollar con mayor eficacia modelos de negocio, a modo de pequeñas franquicias, donde las personas, con un comienzo de inversión muy baja, pudiesen desarrollar un negocio creando redes y basándose en los viejos sistemas de venta directa. Como consecuencia de la creación de estas redes, a través de distribuidores independientes, los productos de la empresa se comercializarían por todo el mundo, sin necesitad de utilizar los costosos sistemas de distribución timagesradicionales, y recompensando a sus distribuidores por medio de planes de compensación, es decir, el mismo cliente podría convertirse a si mismo en el propio distribuidor y los beneficios que antes recaían en las empresas intermediarias de distribución ahora recaerían en el propio cliente, dando la oportunidad a éstos de convertirse en nuevos distribuidores construyendo su propio negocio de red de distribución. En función de lo grande que pudiese una persona construir su red, podría llegar a ganar tal cantidad de dinero que podría llegar a conseguir su independencia financiera, o en tal caso llegar a ganar lo suficiente como para trabajar para si mismo y con la gran ventaja de disponer de su tiempo a su antojo. Y aquí nació el Network Marketing y el Marketing de afiliación.

Llegado a este punto, se entiende que el éxito de una compañía de este tipo se basa en establecer una relación lo más cercana y fiable posible hacia sus clientes y futuros distribuidores, satisfaciendo las necesidades de éstos tanto respecto a los productos que comercializa, el material de promoción, el servicio de atención al cliente, la posible formación que ofrece, sus planes de compensación, su solvencia como empresa, etc.

Y todo esto no es ajeno tampoco a la persona que desea construir su propia red, ya que él mismo se convierte a su vez, en un emprendedor que crea su propia red de distribución, y por lo tanto tendrá que tratar con personas que así mismo le demandarán atención, información y formación, ya que su principal objetivo para desarrollar con éxito su nuevo negocio deberá ser la correcta DUPLICACIÓN del mismo para construir una red sólida.

Sí, como dije anteriormente, la entera satisfacción del cliente. Y es que en la actualidad no se concibe el éxito de una empresa o negocio si sus clientes no están satisfechos. ¿Qué ocurre si esto no es así? Evidentemente el cliente deja de confiar en la empresa o en usted y aunque su producto sea realmente excelente y usted una excelente persona, si todas las necesidades  de éste no están resueltas, decidirá cambiar de compañía o patrocinador, eligiendo a otra u otros, en los que pueda encontrar la solución a sus necesidades.

El Marketing Relacional se constituye, por tanto, en la base de los negocios basados en el Network Marketing y en la de cualquier otro tipo de negocio.Mapa-MKT-Relacional2-1024x576

Opt In Image
Curso Intensivo para Desarrollar tus Habilidades y Vender en Internet Haciendo Lo Que Sabes
“Técnicas De Desarrollo Personal Para Aplicar Antes de Lanzarte al Mercado y Empezar a Vender”

Comments

comments